24 de marzo de 2008

Las chipas sólo quieren divertirse



No... no fue obra de Añá, sino de la pura casualidad - aunque usted no lo crea- la existencia ya finiquitada de esta tierna (por dentro y crujiente por fuera) criatura.

No hay comentarios.: