25 de agosto de 2008

De Terror



Imaginátelo...
Todos los años la misma porquería... Que si las fiestas de fin de año y todo eso... Ya te quisiera ver a vos en la misma. Las lucecitas encendidas en toda la ciudad que lo hacen parecer todo de caramelo. ¡Din din don! ¡Din din don!
Y yo creo que cada año va a ser distinto del anterior. El caramelo de las lucecitas me contagia. Encima ese olor... ese olor a juguete nuevo... la anticipación... la ilusión...
¿Qué cara querés que ponga, mamá? ¿Encima de todo tengo que sonreír feliz?
Mirame a los ojos y decime por qué, mamá. Entiendo que sea tu terapia, que sea tu escape, que uses el tejido como forma de evasión de las horas aciagas de arduas ocupaciones...
No, no es que sea ingrato, pero que encima tenga que posar para la foto con estos dos bichos espantosos. Andate preparando, que esta noche no duermo del miedo.

No hay comentarios.: