1 de septiembre de 2008

Araña en celo abrujandrada.

Me gusta mucho mucho, algo tejía él también.

Ya no vale la excusa del perfil abierto
para sepultar la carne arracimada,
ni someterse al ritual
salvaje de las evidencias.
Sobre todo cuando es ocioso
cumplimentar los expedientes de crisis
en la mañana intacta,
y el escorzo infantil con que olvidar
la nieve se te ha quedado solo
en el bolsillo.
El puro rigor literario
se te muestra más bien desnudo,
hoy,
mientras planea la luz invernal
sobre la mesa revuelta de trabajo.

Poema Hilos, Cabellos, Tejido de Genaro Ortega Gutiérrez

No hay comentarios.: