14 de febrero de 2009

Las trampas del Curupí/ Curupí's traps


Cuando menos, esta ilustración es anatómicamente incorrecta. Siempre que hablemos de anatomía curupisa. Al Curupí o Kurupí lo reconocemos todos en la
selva. No por los pies, que los tiene puestos al revés (maldad de Añá, para despistar a los desprevenidos, pues sirven para hacerles creer que va, en lugar de venir tras ellos).
No me refiero a sus rasgos, no. Y ni siquiera
a lo incompleto de sus manos o a su cuerpo delgado.





ilustración de I. Corbalán, en Las trampas del Curupí y otras leyendas.


Les doy un rato de changüí: vayan a ver si encuentran por google o wikipedia la historia y las imágenes del Curupí, y vuelvan a contarme qué le falta.


To say the least, this illustration is anatomically incorrect. As long as we talk about curupisan anatomy. In the jungle, we all recognize Curupí (or Kurupí). But not by his feet, which are turned and face backwards (evil from Añá, this makes the unaware believe Curupí is going away, instead of coming closer).
No. I'm not talking about the features on his face. I'm not even talking about the hands that look incomplete, or about his slim body.




(I'll give you some time to find out: go google Curupí, or look for it on wikipedia. Then come back and tell me what's missing)


2 comentarios:

Abrujandra dijo...

Siempre esperé encontrar un Curupí, sólo que el único que se aposta es el paraguayo ajjjj

Curupisa dijo...

Los curupises de esas zonas se creen lo del mito del picho dulce, para colmo.