8 de mayo de 2007

Caminar y mascar chicle

Para sacar el chicle de la ropa (porquería de la que se me llenan las asentaderas de los pantalones, ya que mis alumnos -indefensos querubines- dejan las sillas llenas de la inmunda porquería, en espera de pescar alguna insulsa víctima -que siempre soy yo, obbbvvvvvio)

Sólo basta con pasar un trapito embebido con alcohol sobre la prenda que invadida por la sustancia. Ésta se endurece y se despedaza, luego, es cuestión de rascarla y desecharla.
Bien merecido que lo tiene, sustancia ecológicamente incorrecta.

No hay comentarios.: