17 de junio de 2008

Mate cocido, mate cebado, mate encelado

Todo inició el sábado, cuando Curupisa salió a explorar selva en busca de regalo de día del padre, para Papá Curupiso al otro día (hijo Curupisezno muy infante para compras) (recién sábado por la tarde sobraron monedas para rápida compra).
Mate Curupiso olfateó algo y espió desde mesada, pero no vio nada. Al día siguiente, Papá Curupiso festejaba regalo besando a Curupisezno.

Mate Curupiso, con ataque de celos por recién llegado.


Mamá Curupisa con fantástica idea, corrió a consolarlo.

No hay comentarios.: