5 de septiembre de 2009

Pasajera/ Passenger

Dos días a la semana, a las 12:30 subo al mismo colectivo y me encuentro con esas dos manos móviles y rosadas, rubicundas, vibrantes y neuróticas. Poco puedo decir sobre cómo es el rostro que viaja con esas manos pues siempre está cubierto de una maraña enrulada, extensa y castaña, en ese gesto de mirar oculto el devenir que producen esas manos.
Cuando subo, ellas ya se hallan allí, y mientras pago el boleto, ellas no modifican su actividad, indiferentes ante mi presencia.

Hasta hace poco, esas manos de mujer rechoncha se enredaban entre los vericuetos de un hilado del color del oro inca. Conjeturo oficios posibles para esas manos crispadas, partiendo de la obviedad...
Tanto las he mirado ya, que esas manos se han colado hasta en mis sueños. Sin embargo, esa ignota mujer a quien pertenecen sigue pareciéndome insignificante. Mientras tanto el tejido crece, una sustancia de puntadas que prolifera en ese regazo que ignora al resto del pasaje. En esos mediodías, por un momento, mi pupila no puede abandonar el embeleso e indefectiblemente un ligero vuelco del corazón acompaña mi regreso a la realidad en torno a mí... maldita sea, otra vez casi me paso de parada.

Two days a week, at 12:30, I catch the same bus and meet those two hands, mobile and pink, ruddy, vibrant and neurotic hands. Little can I say about the face that travels along with those hands, as it always hides behind a long, curly and brown tangled hair, in a gesture of watching from the hide that what is to come, produced by her hands.
When I take the bus, they are already there and while I pay the ticket they don't modify their activity, indifferent to my presence.
Until not so long ago, those plump woman's hands were entangled in the winding path of a yarn that had the color of inca gold. I conjecture possible occupations for those tensed hands, starting from the most obvious one...
For so long I've stared at them, that they slipped into my dreams. However, that unknown woman remains meaningless to me. Meanwhile, the fabric grows, a stitched substance that proliferates on that lap that ignores the rest of the passengers. Every time, in the midday, jus for a moment I can't escape the fascination and unfailingly my heart jumps as I return to reality around me... damn it, again I almost missed my stop.


10 comentarios:

Aldhanax Swan dijo...

Qué bonito relato!! Me encantó! Era como si estuviera allí mirando.
Un beso enorme y feliz domingo

www.tejiendoarmaduras.blogspot.com dijo...

como siempre, bello relato, bello tejido...saludos!!!

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¿Por qué será que atrae tanto la mirada, ver a otra persona tejiendo? Como si fuera algo hipnótico, y uno quiere saber cómo terminará todo... uno se imagina la obra acabada... una se pasa de parada, jajaja.
Besitos en la frente.

Gabyta dijo...

Hola!
Paseando por la telaraña de internet, te encontre y me encantó.
Pasaremas seguidito.
Que pensaran esas manos cuando subes al colectivo... que ideas o que vida te habran imaginado...
Besos

Curupisa dijo...

Las manos agradecen. Yo me imagino destinos de intelectual de cabotaje, pero ellas me pueden. Ya imaginaron mis destinos de tejedora y costurera.
Por ahora yo me atengo a esperar que alguna de ellas de el mal paso.

Abrujandra dijo...

Curu, pucha que escribís lindo, es la hermana melliza de una celeste ceniza que, aún, es motivo de pelea entre Vero y yo.
Hermoso.
Besos.

Curupisa dijo...

Me veo en el deber de corregir una parte de tu apreciación, Abru. Es la hermanastra malvada, mayor y levemente distinta en su hechura.
Bueno, si creías que te iba a corregir con lo de escribir bien, de eso tampoco me puedo hacer cargo, que son las manos rechonchas las que se mueven por propia voluntad. Además, así de agrandada ando.

Abrujandra dijo...

Agrándese si nadie la agranda, sí...muy bien no sonó, pero algo así era.
Hermanastra malvada jujú...tendré que ponerme a hacer una para dejar de tironearla. Ella dice que va más con ella, que yo estoy vieja para esos colores...pero es mía loco...y me gusta.

Eyeshadow Colour dijo...

muy lindas palabras!

Curupisa dijo...

Gracias, EyeshadowColour!