24 de marzo de 2008

Las chipas superpoderosas


Aclaro que no fui yo. Sé hacer otras cosas, pero no chipa.

Algo había que comer en Semana Santa (no, por estas zonas, nada que ver con el ayuno, sólo se evita cocinar el viernes, así que el jueves se hace todo) y, como ocurre cada año desde hace algunos años, el marido de la Curupisa se puso a amasar la receta de su madre para estos panecillos de fécula de mandioca, (chipas por aquí y en el Paraguay, chipás, según los correntinos).


De esta masa surgió el tierno engendro del artículo anterior:


Ingredientes:

1 kg. de fécula de mandioca,
200 gs. de manteca,
4 huevos,
500 gs. de queso semiduro,
cantidad necesaria de leche y sal.

Preparación:

Mezclar la fécula con la sal y la manteca, hasta obtener un granulado. Agregar los huevos y mezclar. Luego, agregar de a poco la leche hasta obtener una masa lisa, pero consistente. Cortar en pequeños daditos el queso y agregar a la masa. Amasar un poco más hasta integrar el queso. Armar pequeños bollos, colocar en placa limpia y hornear por 20 minutos a fuego fuerte.


Ahí está. Revelado ha sido el secreto del amor de la Curupisa.

No hay comentarios.: