8 de marzo de 2018

Sobre ser mujer


Hoy solamente quiero ponerme a recordar todo aquello con lo que la vida me ha confrontado en lo que respecta a lo que se supone que yo soy como mujer. Aunque, en honor a la verdad, mucho de ello ha quedado sumido en la sombra del olvido o se ha hecho carne, a tal punto, que el raciocinio lo olvida aunque el cuerpo lo actúa. Obviamente, todo esto, se entiende, con respecto a ser mujer, porque en nuestro limitado mundo solamente se puede ser hombre o mujer, ¿no?
Entonces, aquí va:
- ¿Por qué nos usás pollera?
- ¿Por qué no usás más vestidos?
- Cuidado que el vestido y la pollera lleguen, cuando mucho, a la altura de la rodilla.
- Si tu pollera es más corta, estás pidiendo a gritos que te toquen el culo.
- Si llevás vestido a tu trabajo, que tenga mangas. Los hombros tienen una magia especial que hace que los hombres se vuelvan locos y pierdan control de sus actos. Y desconcentrás a tus colegas. Y si sos docente, afectás irreversiblemente las capacidades de cognición de tus alumnos. Especialmente, si son varones.
- No te sientes así, porque se te ve la bombacha.
- Che, cruzar así las piernas es de puta.
- Ese vestido es muy escotado, y con esas tetas...
- ¿No te parece que podrías maquillarte un poco más? ¡Querete un poco más, che!
- ¡Uuuuhhh! Cuando el indio se pinta, quiere guerra...
- ¡Felicidades, ahora que empezaste a menstruar, te has convertido en señorita!
- Che, por lo menos tené la decencia de no dejar a la vista tus algodones y toallitas manchados. Si estás menstruando, los demás no tenemos por qué enterarnos.
- Cuando te viene, mejor no cocines, que la carne se descompone.
-¡Ah! Y no alces al bebé de la vecina, porque lo vas a ojear.
- ¡Y ni se te ocurra lavarte la cabeza, porque se te sube la sangre a la cabeza!
- ¿Te duele? No debe ser para tanto, che. La menstruación no es una enfermedad.
- ¡Aj! ¡Qué asco, se te pasó todo!
- Ni se te ocurra que vas a tener novio hasta los treinta.
- ¡Cuidado! ¡Cuando los hombres te miran muy fijo, te pueden dejar embarazada!
- Si te sentás en un inodoro que usó un hombre, podés quedar embarazada.
- ¡Ni se te ocurra quedarte embarazada!
- ¡Ni se te ocurra tener relaciones con tu novio enseguida! Acordate: pájaro que comió, voló.
- Si no le das lo que quiere, tu novio lo va a buscar en otro lado.
- Vos sí que cambiás más de novio que de bombacha.
- Los hombres son mejores amigos que las mujeres.
- Mis mejores amigos son todos hombres.
- Las mujeres son muy competitivas entre sí. Son más cagadoras. Mirá esa, seguro que te tiene envidia.
- Ahí está otra vez la busca marido. Seguro que ya le anda rondando a tu novio.
- Las mamás y las hijas siempre compiten entre sí, es la ley de la naturaleza.
- Las nenas son del papá.
- Las hermanas compiten por el amor del papá.
- Vos no sos como las otras mujeres.
- Te vi en el baile la otra vez, revoleando la pachula y dije: "-A esta en cualquier momento le tocan el culo".
- ¡Ay, ya otra vez la marimacho jugando rugby!
- ¿Y todavía no tenés novio? No serás tortillera, ¿no?
- ¡Y qué ya otra vez andás llorando!
- Maricona.
- ¡A vos lo que te hace falta es una buena poronga!
- Las mujeres decentes sólo lo hacen con el marido.
- Tenés que ser una señora para todo el mundo y una puta con tu marido.
- Podrías sonreír un poco más.
- ¡Qué ya le andás mostrando los dientes a cualquiera!
- Las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte.
- ¿Por qué te ponés así? ¿Acaso estás en esos días?
- Ay, che, es un embarazo, no estás enferma.
- Me dijo XX que te vio atajándote la panza, y me dijo qué va a hacer cuando esté a punto de parir.
- Ay, tu cuerpo está preparado para estas cosas. Dejá de quejarte.
- La mujer está más preparada para soportar el dolor.
- El cuerpo de las mujeres no está hecho para estas tareas.
- A ver si adelgazás un poco. Gorda no te va a querer nadie.
- El fútbol no es cosa de mujeres. Mejor no opines.
- ¡Andá a lavar los platos!
- Las mujeres no saben manejar.
-¿Y tu marido no maneja?
- El lugar de la mujer es en la casa.
- Contigo, pan y cebolla.
- Este puesto requiere compromiso, no que te vayas a cualquier hora porque tenés que freír las milanesas para tus hijos.
- El lugar de la madre es con los hijos.
- A él le pagamos más porque tiene una familia a cargo.
- Las mujeres sólo sirven para gastar la plata del marido.
- ¿Vos ganás más que tu marido? ¿Y él no se siente menos hombre?
- La docencia está en decadencia porque las mujeres la usan para conseguir mejores maridos. Eso está científicamente comprobado.
- Me cago en tu feminismo.
Algunas de estas cosas, me las dijeron a mí (aunque con ligeras variaciones) y otras las escuché cuando se las decían a otras. ¿Cuántas de todas estas escuchaste vos?

No hay comentarios.: